Jugando con música – Instrumentos para Niños 2


Cuando yo era chica, los instrumentos para mí eran los clásicos, los de las orquestas, de los cuales solo dos se estudiaban en el conservatorio: piano y guitarra. Y ahi fue Lucre, a una profesora a estudiar piano: me encantaba y lo odiaba al mismo tiempo. Me encantaba sentarme en el piano de la profe (que era divertida y nos contaba chistes), y tratar de sacar de oído canciones o jugar a que era una gran pianista. Lo odiaba por la teoría, el solfeo y las escalas. Eventualmente, el hastío de ir a solfear 2 tardes por semana y tocar 15 minutos a modo de premio, venció y deserté las clases de piano. Siempre amé la música, pero esas clases de piano me dejaron solo con el placer de escucharla y me alejaron de la práctica.

A veces pienso que si la práctica de la música no hubiera estado limitada a esos instrumentos clásicos y que obviamente, requieren mucha práctica y estudio para poder dominar, y hubiera mantenido el aspecto lúdico, capaz que hubiera seguido intentando tocar algún otro que no sea el piano. Por eso, me gusta La Musiquita. Y por eso en casa, al mismo nivel que los juguetes, están los instrumentos.

Pancho, porque a mamá le gustan y también porque hay mucha gente que le hace regalos (muy afortunadamente), tiene muchos instrumentos disponibles. Y están ahí, al alcance de su mano para que cuando quiera pueda improvisar alguna sesión de percusión. Es hermoso descubrir que hoy no sólo hay instrumentos en las jugueterías (instrumentos de verdad, no imitaciones de plástico) sino que hay versiones de instrumentos especiales para sus manitos chiquitas y revoltosas. Los instrumentos ya no son esos objetos frágiles que para tocar había que estudiar o por lo menos, tener mucho cuidado.

Instrumentos musicales

Durante mucho tiempo Pancho sólo tuvo el metalofón de Sol Venturi, una empresa de Córdoba que hace diferentes modelos de metalofones y xilofones hermosos, y que, si bien algunos de esos modelos son orientados a niños, no son juguetes sino instrumentos funcionales y afinados, pero para jugar. Creo que porque era aún chiquito, Pancho no le prestó mucha atención hasta este año, cuando en La Musiquita, Ceci (la profe) empezó a introducir en las clases diferentes instrumentos y armar la orquesta de los martes.

Instrumentos Musicales

Al metalofón, pronto se le sumó un pandero y unas hermosas maraquitas de Minimento, otra fábrica argentina, que tiene infinidad de instrumentos y otros objetos musicales, especialmente pensados para los niños. Hechos en madera y otros materiales así de nobles, aguantan muy bien los ataques percusionistas de Pancho.

Y para su cumple Pancho recibió no solo una guitarra de parte de sus abuelos (la cual aún es la más ignorada del la orquesta) sino también todo un set de instrumentos varios, artesanales, hecho de calabaza, caña y madera, de parte de sus compañeritos del taller: marimba, maraca, cascabeles y tamborcito, de A que jugamos Bazar Lúdico, que tienen muchos otros igual de hermosos.

En un mercado saturado de juguetes industriales, con esta historia, quiero rescatar los instrumentos como un juguete entretenido, creativo y “low tech”. Los instrumentos, especialmente los pequeñitos, son portátiles y nunca fallan al entretener (aunque sea por el corto tiempo que un niñito les puede prestar atención) . Pero principalmente, permiten un contacto directo y creativo con la belleza de la música.

 


Dejame un comentario

2 Comentarios en “Jugando con música – Instrumentos para Niños